español
 

ASANES, Medicina privada de calidad en la Comunidad de Madrid

Los mejores especialistas médicos en Madrid

   

Especialidades ASANES

Entender la sedación en anestesia

  Durante la cirugía es habitual que el anestesista recurra a a métodos de sedación para que el cirujano pueda trabajar más fácilmente o el paciente no se sienta incómodo. En algunas ocasiones conviene que el paciente permanezca despierto e interactúe con el equipo médico, mientras que en otros casos es necesario que esté totalmente dormido. Estos estados de conciencia son manejados por el anestesista mediante la sedación.

 Para entendernos, la sedación en anestesia comprende un continuo de estados de la conciencia que van desde la sedación mínima (también llamada ansiólisis) hasta la anestesia general. Se han intentado definir los distintos estados de sedación pero debe tenerse en cuenta que son un continuo y que, cualquier paciente en un estado determinado puede pasar súbitamente a un estado más profundo con las consecuencias que eso puede tener. Según aumentamos la profundidad de la anestesia los pacientes pierden reflejos (de tos, de deglución) e incluso pueden dejar de respirar.

  La ansiolisis es un estado de sedación mínima en el que el paciente es capaz de responder coherente y de colaborar con el cirujano. En este tipo de sedación no suele ser necesaria la intervención sobre la vía aérea.
La sedación superficial es un estado más profundo en el que el paciente está dormido pero no es capaz de mantener una conversación y colabora poco. Puede ser necesario actuar sobre la vía aérea.
  La sedación profunda consiste en un estado muy próximo a la anestesia general. El paciente no colabora, no habla y pierde reflejos naturales. No es infrecuente que deje de respirar. En este estado es habitual la manipulación sobre la vía aérea para mantener una adecuada saturación de oxígeno (que equivale a una adecuada respiración).

 Todos los pacientes son monitorizados y el anestesiólogo responsable permanece al cuidado de ellos a lo largo de toda la intervención. El riesgo asociado a cada tipo de sedación depende mucho de la idiosincrasia de cada paciente, por ello en muchas ocasiones se solicita un estudio preanestésico donde se valora de manera individualizada a cada paciente.

 Todo paciente sometido a una sedación debe firmar el consentimiento informado y cumplir las guías del ayuno como si se tratara de una anestesia general.



Texto: Amaya Calbet

Médico especialista en Anestesiología

Colaborador de ASANES
El médico especialista en Anestesiología y Tratamiento del Dolor es el profesional adecuado para paliar el dolor crónico y mejorar su calidad de vida.   Leer más »